LOS AMIGOS DE PETER (1993)
 
 
Título en español: LOS AMIGOS DE PETER

Título Original: PETER’S FRIENDS

País: Reino Unido

Director: Kenneth Branagh

Escrita por: Rita Rudner

Protagonizada por: Kenneth Branagh, Emma Thompson, Stephen Fry, Imelda Staunton, Phyllida Law y Hugh Laurie

Duración: 102 minutos

Parte 1, Parte 2, Parte 3, Parte 4, Parte 5, Parte 6, Parte 7, Parte 8, Parte 9

Compra versión completa



Antecedentes:

Una historia de amistades y de dramas, con sitio para la nostalgia, en la que destaca las interpretaciones y, por encima de todo, la gran dirección de Kenneth Branagh. “Hay amigos que sabes que son para toda la vida…". Así empieza Los amigos de Peter, de Kenneth Branagh, una película nostálgica y simpática y muy bien dirigida cuya frase inicial refleja perfectamente lo que el ser humano debería de saber y lo que el espectador se encontrará en esta historia.


Argumento:

Seis amigos estudiantes que forman un grupo de teatro cuya última actuación juntos es en la Nochevieja de 1982 y que, a raíz de graduarse en la universidad, no se volverán a ver hasta la Nochevieja de 1992, debido a la invitación a la mansión de uno de ellos, Peter (Stephen Fry), al que recientemente se le ha muerto el padre y quien reúne a sus amigos: Maggie, Andrew, Sarah y un matrimonio que ha perdido a uno de sus hijos recientemente. A lo largo del fin de semana destapan sus secretos, miran hacia su futuro y se evidencía cierto cansancio moral.

Hay que dejar claro que aunque el argumento de esta historia no es muy original, lo que hace que esta película tenga algo especial es la calidad de los actores y, sobre todo, la dirección escogida por Branagh. Hay una gran cantidad de escenas rodadas con un solo plano y ejecutadas extraordinariamente. La misma escena inicial es brillante, en la que vemos a todos ellos haciendo una especie de cabaret en la casa del padre de Peter ante un público aburrido y soso, con una puesta en escena perfecta y en la que la cámara empieza en un primer plano del rostro de Hugh Laurie para seguir en el de los demás y acabar después todos ellos en la cocina y hablar de lo desastroso que ha sido y en la que terminan haciéndose una foto de despedida para dar paso a las letras de crédito. Luego, en el momento en que llegan a la mansión y se van saludando y abrazando, Branagh también tiene muy bien pensado cómo tiene que moverse la cámara y cómo tienen que situarse los personajes. También en la escena con Hugh Laurie y su pareja ficticia Imelda Staunton, en la que con un zoom lento la cámara se va acercando para resaltar el terrible drama del que están discutiendo. O casi al final, en la escena con más carga emocional de la película y con el plano más largo, en la que se desatan algunas iras y aparece algún nuevo secreto.


    ACES