EL SIDA EN LAS ZONAS RURALES

por Gabriela Rodríguez Ramírez


"Dice la historia que el guerrero encontró muerta a su esposa al regresar de una batalla, entonces él la cargó - ya ve que en los calendarios se ve como él la lleva cargando - y se fue caminando y mientras caminaba poco a poco se fue transformando, él en volcán y ella también. Por eso Popocatepetl es el nombre de él e Iztaccihuatl es el nombre de ella... desde la carretera se ve clarito como está dormida la mujer, hasta los pechos se le ven..."

En la resemantizacion que se hace de la conocida leyenda de los volcanes, el mito se transforma en leyenda, en episodios mundanos y proyecta la concepción de lo masculino y lo femenino a través de las oposiciones complementarias entre vida / muerte, activo/pasivo, caliente/fría. Estas oposiciones contienen múltiples significaciones en relación con la sexualidad y la diferencia entre los sexos, vinculaciones simbólicas que separan lo masculino, lo vital, lo fuerte y lo luminoso por un lado, y lo femenino, lo mortal, lo débil y lo oscuro por el otro. El mito afirma la hegemonía masculina y las regulaciones de complementariedad heterosexual que aún rigen la vida cotidiana en una comunidad cañera ubicada al sudoeste del estado de Puebla, en la zona de Izúcar de Matamoros.

En general, la sexualidad en la mayoría de las zonas rurales de nuestro país, es un campo oscuro y silenciado, un tema en el que se funde la magia y la biomedicina. Cuando se trata de enfermedades, la gente desarrolla sus propias estrategias para enfrentarlas sin abandonar su cosmovisión mágica y apropiándose, selectiva y pragmáticamente de la "medicina científica moderna".

En el caso del VIH/SIDA, la gente articula las nuevas nociones sobre esta enfermedad con sus creencias y saberes acerca de otras enfermedades de transmisión sexual, como la gonorrea.

Aunque pareciera que la sexualidad es un tema principalmente masculino, las mujeres reconocen que el deseo sexual es una realidad tanto de los hombres como de las mujeres "una está ganosa" y lo entienden como una fuerza arrolladora que se impone a la voluntad. Hay también una concepción dicotómica del deseo con relación  al género, reconocen una diferencia esencia masculina y femenina y mecanismos corporales cuya fuerza es mucho más difícil de controlar por parte de ellos, con lo cual queda justificado el hecho de que tengan contactos sexuales mientras están allá en el otro lado; en tanto que las mujeres pueden aguantarse. Sin embargo, es el hombre el que tienen el "poder" sexual sobre la mujer. Son principalmente dos los factores primordiales que inciden en esta dominación del hombre sobre la mujer: el alcohol y la violencia.

El proceso de alcoholización es un fenómeno con una importante presencia en el mundo masculino. Las mujeres hablan del alcoholismo con enojo, con desilusión y lo relacionan con la violencia masculina y la presión sexual. Fumar y beber constituyen actos que prueban la masculinidad, negarse o dejar de hacerlo, la pone en entredicho, el lugar subalterno que ocupa la mujer frente al varón le impide reprocharle nada. Frente a los maridos e hijos casados que toman, sólo se dan quejas, expresiones dolorosas y una aceptación pasiva de este problema por parte de las mujeres. La idea de la virilidad unida al rasgo de aventurero y "canijo" está en todas partes, en el lenguaje, en las imágenes, en la reacción de las mujeres. La violencia es muchas veces parte del proceso temprano de socialización de los hombres y está relacionado con conflictos políticos y económicos, que se hacen presentes aún entre los jóvenes de hoy. Los jóvenes reviven conflictos generacionales pasados hasta en las situaciones de cortejo, cuando surge  competencia por alguna de las muchachas de otro barrio. La presión sexual de los muchachos cuando toman es constantemente referida por nuestras jóvenes informantes. Se entiende entonces, que los bailes son espacios donde el alcohol y la violencia sexual están muy presentes y son momentos en los cuales existe el riesgo de contraer alguna ETS e incluso el VIH/SIDA.

Además de la permanencia de las creencias populares, los habitantes de la región estudiada se han ido apropiando con mucha confusión de los conocimientos sobre VIH/SIDA a través de la información que traen los migrantes de California, de lo que les llega de la  televisión y de la telesecundaria entre los más jóvenes. El principal contraste de género en el discurso es que los varones se aproximan al tema de las ETS desde un saber vivido y experimentado, si bien rodeado de creencias; en tanto que entre las mujeres hay una gran ignorancia al respecto y las más jóvenes comienzan a referirse al SIDA desde un conocimiento escolarizado y más "teórico". Aunque todas han escuchado algo, es muy grande la distancia entre quienes van a la telesecundaria y aquellas que sólo estudiaron la primaria, estas últimas casi no tienen información.

Todo parece confirmar que hay una muy escasa orientación en torno a la vida sexual en Iguanillas. Según algunos informantes, en Iguanillas no se sabe mucho, no hay orientación o comunicación sobre la sexualidad en la familia: "Así que digan ... ira m´hijo que esto o el otro no, uno no encuentra orientación en los mayores". A veces reciben información de los hermanos o tíos que los acompañan a iniciarse en los prostíbulos, se les transmiten estos saberes y creencias sobre las enfermedades de transmisión sexual y muy poca información o inducción hacia la prevención. Entre los amigos hasta hacen burla al que no sabe "De los papás ...nada. No abiertamente, les da pena".

Desafortunadamente la información que reciben de la escuela acerca de los anticonceptivos, las ETS y el SIDA no es tan clara y precisa como debería ser y es la única fuente de información con la que cuentan las muchachas en Iguanillas. Las estudiantes de la telesecundaria saben que existen varias enfermedades de transmisión sexual: la sífilis, la gonorrea y el SIDA. Ellas entienden que la enfermedad "se pega" de los homosexuales y bisexuales, que son los que tienen relaciones con muchos " hay algunos que tienen sangre infectada" - las palabras homosexualidad y bisexualidad sólo son conocidas por las muchachas que han pasado por la telesecundaria. Sin embargo, es claro que no pueden distinguir en qué prácticas sexuales se refieren estas caracterizaciones. En la escuela también se explica la manera de utilizar el condón, no obstante, es muy fuerte la confusión en cuanto al tema de la prevención. Se confunde la prevención de ETS con la prevención de embarazos. Se habla de anticonceptivos que sirven para prevenir el SIDA, tales como las inyecciones, las pastillas, el preservativo y el dispositivo, como si permitieran la prevención de ambas cosas.

Existen por lo pronto tres fuentes de alto riesgo que se están configurando:

1. La iniciación y las prácticas sexuales con diversas mujeres prostitutas, además de sus esposas "a cuerno limpio", es decir, sin condón, peligrosa metáfora tomada de las montadas de toros que se realizan frecuentemente en la región. En ningún momento se cuestiona la práctica extramarital con las mujeres del cabaret, por el contrario muestran disposición para que continúen sus hijos, a los cuales hay que informar y entrenar al respecto. Llama también la atención la alusión a las prácticas con otros hombres que se toma con cierta naturalidad. Por otra parte, no existe el menor reconocimiento de los riesgos de las mujeres. La esposa no aparece en el discurso del SIDA para nada, no se reconocen los riesgos de las mujeres al contagio, ni ven la necesidad de informar a sus esposas, ni a sus hijas sobre las prácticas preventivas.
2. Las prácticas sexuales de los migrantes. Existen reiteradas historias de contactos con otras mujeres, con prostitutas y con otros hombres en "el otro lado" y la falta de prácticas preventivas con las mujeres "de acá" a su regreso.

"Esto es muy necesario, en especial para los más jovencitos que cada 8 días corren para Atencingo - se refieren al prostíbulo de la ciudad industrial más cercana . Que no se vayan a cuerno limpio, como dice el campesino sin capucha. Hay que cuidarse cuando uno va con una mujer de la calle. O si no, buscarse una pareja que esté nuevecita. Los viejos ya nos vamos precaviendo - ya sabe uno a qué le tira - en los Estados Unidos andan con otras mujeres, toman y hasta se meten con hombres y sin protección "

Hay una crítica negativa a la educación sexual en las escuelas de los Estados Unidos "Allá los jóvenes tienen relaciones.. no debe ser, mejor debían abstenerse. Lo hacen hasta en el baño de las escuelas. Son muy liberales allá, hasta reparten condones en las escuelas. Yo creo que así les instruyen a tener relaciones sexuales. Allá las mujeres son de estar un rato y después... ni te conozco. El SIDA pega duro... ya tomados les vale... se refiere a "los otros" hombres en Estados Unidos"

Sin embargo, las chicas que han vivido en California saben más acerca del SIDA y de los condones, pues lo escuchan y lo aprenden en la escuela y en la televisión.

3. Otra fuente de riesgo en esta comunidad está dada por los múltiples contactos sexuales sin protección por parte de niños y jóvenes que se inicia con "El chicas" se trata de un joven homosexual que visita Iguanillas y mantiene relaciones sexuales generalmente con los muchachos muy jóvenes a cambio de dulces o golosinas. Se dice que son los más pequeños los que acuden con frecuencia, aunque cuentan que algunos señores también se han metido cuando están alcoholizados. Los relatos del Chicas están más presentes entre los hombres, las muchachas saben menos, pero han escuchado sobre las prácticas del manantial.

El condón aún no es un instrumento cotidiano, todavía no pueden mencionarlo muy directamente y, sin embargo, ya lo están empezando a utilizar, aunque con poca consistencia. Se sabe de su existencia y se tiene algún conocimiento sobre su utilidad preventiva, particularmente entre los varones, perón no se recurre a él en la práctica - no se refiere el uso del condón ni en las relaciones con las esposas, ni con prostitutas, ni con otros hombres . Entre algunos jóvenes existen ya experiencias de uso del condón, tanto mujeres como varones ocasionalmente lo han utilizado como anticonceptivo en las relaciones con sus novias o novios.

Una de las barreras más importantes para el uso del condón es el limitado acceso a los preservativos en el lugar. Quienes los tienen a la mano son las promotoras de salud, ellas los reparten a algunas de las mujeres casadas que lo solicitan. Los jóvenes no se atreven a pedirlos libremente a las promotoras, pues seria poner en evidencia sus relaciones, así que sólo los hijos, hijas y sobrinas cercanas a la casa de la promotora que los tienen como parte de los programas de planificación familiar los obtienen y de hecho han conseguido con dones por la vía del robo y de la clandestinidad.

Varón joven: "como es mi mamá... pues nomás los agarro - los condones - pa' que no sepa"

Mujer joven: "una vez que tenía la regla, entonces sí, como mi mama tenía toda esa medecina y le daban todo eso cuando era promotora, lo tome - el condón - y luego, ya ... lo hicimos."

Es muy importante que el sector salud y el sistema educativo nacional refuercen los programas de educación sexual, principalmente en las zonas rurales, donde el problema del VIH/SIDA se está extendiendo con gran velocidad y donde las mujeres son el sector más desprotegido de la sociedad, por su vulnerabilidad a la enfermedad y por la situación de sometimiento que mantienen frente al hombre.


GABRIELA RODRÍGUEZ RAMÍREZ. Nació en la ciudad de México, donde estudio la licenciatura en Psicología en la Universidad Nacional Autónoma de México, así como un curso de Maestría en Pedagogía. Hizo estudios posdoctorales en la Universidad de California en San Francisco y es candidata al titulo de Maestría en Antropología Social por la Escuela Nacional de Antropología e Historia de México. Ha trabajado en diversos centros educativos, como investigadora o impartiendo programas de entrenamiento en diversas facultades Coordinó el diseño y ejecución de los programas de entrenamiento en educación sexual para maestros, profesionales y promotores rurales para al Consejo Nacional de Población.  Dirigió durante diez años el diseño curricular, la capacitación y los programas educativos, los proyectos de investigación y la producción de materiales educativos para la Fundación Mexicana Para la Planeación Familiar - MEXFAM. Fue consultora de la Oficina Regional para América Latina y el Caribe de The Population Council, teniendo a su cargo el desarrollo del Proyecto Modernización del Cortejo entre jóvenes de una comunidad rural.. Actualmente funge como directora de la organización Afluentes, A. C., de la que es fundadora, dedicada a la información e investigación operativa en salud sexual y reproductiva. Ha coordinado talleres de entrenamiento en educación sexual y programas para jóvenes: En _República Dominicana, en Chile, Colombia, Perú, Kenia, Nicaragua, Panamá y Brasil. Ha sido consultora de importantes organizaciones internacionales como la Fundación Ford, Pan para el Mundo, The John and Catherine MacArthur Foundation, Pathfinder Internacional, El Colegio de México Japanese Organización for International Cooperation in Family Planing, International Pathfinder Parenthood  Federation y el CONASIDA. Tuvo a su cargo la producción ejecutiva de los programas de radio "Rosa de dos tiempos" y "Estrenando Cuerpo" y colaboró en diversas películas educativas para jóvenes y adultos. Ha publicado innumerables artículos y los siguientes libros "Modelo de Educación sexual para profesionales de la salud" CONAPO 1981, "Manual Educativo Gente Joven" (primera autora) MEXFAM 1988, "Planeando tu vida Pax" México 1988, Limusa 1990 y Planeta 1982. "Sexualidad, lo que todo adolescente debe saber" (coautora) SITESA 1988, 1994, 1996. "Experiencia de género en los programas de planificación familiar de América Latina" The Population Council, Pathfinder International  y MEXFAM 1994. "Educación sexual, Manual para maestros de secundaria" (coautora) SEP CONAPO - MEXFAM 1994. "Hijo de tigre, pintito" (primera autora) SEP 1994, 1995, 1997. "Mitos y Dilemas de los jóvenes en tiempos del SIDA" (primera autora) IPEMÉXICO 1995. Ha sido acreedora al premio Rosa Cisneros por la mejor producción de 1987, otorgado por la Federación  Internacional para la Planificación de la Familia, por la película "Con las manos en los bolsillos". El premio Mirlo por el mejor libro para adolescentes "Sexualidad, lo que todo adolescente debe saber" otorgado por la Feria del Libro de Munich, Alemania en 1989. Premio Mundial de Medios a la mejor serie de radio "Estrenando Cuerpo" otorgado por The Population Institute de Turquía en 1992. Premio International Fellowship por el Instituto para estudio de políticas de salud de la Universidad de California en San Francisco en 1995. En resumen Gabriela Rodríguez es una experta reconocida en el ámbito nacional y latinoamericano en el campo del diseño curricular, la educación sexual, la salud adolescente y el desarrollo de materiales educativos. Ha sido productora de 17 películas sobre sexualidad realizadas en ficción y animación y ha realizado investigación cualitativa sobre la sexualidad de los adolescentes.



[Regreso a la página principal]