Entrevista a Jorge Saavedra - 27 de Febrero de 2009
Para escuchar la lectura de esta entrevista, da click aquí   audio

Dr. Jorge Saavedra


El 30 de enero de 2009, Jorge Saavedra se retiró por última vez de la oficina que ocupaba en CENSIDA como director de ese organismo, dejó detrás muchas presencias, un sinnúmero de reuniones y de decisiones. Una parte de la historia del trabajo en VIH se construyó entre esos muebles llenos de libros y de papeles, Jorge dejó esa oficina, pero al cruzar la puerta se llevó consigo muchos recuerdos.


David Alberto – Jorge ¿En qué fecha llegaste al CENSIDA y cuál trabajo dejaste para ocupar este puesto?

Llegué al CENSIDA el 16 de septiembre de 2003. Yo en ese momento estaba ocupando la Dirección General Adjunta de Innovación de Sistemas, dentro de la Dirección General de Planeación y Desarrollo en la Secretaría de Salud.

DA.- ¿Cómo era la epidemia entonces?

En su composición era muy similar a la actual, por supuesto con menos casos, pero lo preocupante era que las personas con VIH/Sida que carecían de seguridad social, aún no tenían garantizado el acceso a medicamentos antirretrovirales (ARV).

DA.- Creo que uno de los primeros logros visibles de tu gestión fue la apertura de la Clínica Condesa…

De hecho, la Clínica Condesa me tocó fundarla en el año 2000, es decir 3 años antes de entrar al CENSIDA.

DA.- Una conquista que se consolidó en tu gestión fue el acceso universal a los medicamentos. ¿Qué acciones te tocó realizar y que tanto crees que se ha avanzado en esta materia?

Me tocó estimar los recursos necesarios, planear, presupuestar y hacer proyecciones de los recursos necesarios. Me tocó hacer las licitaciones (por supuesto esto en conjunto con el área de atención integral del CENSIDA). Me tocó idear las estrategias, tanto con el Subsecretario Tapia como con el Secretario Frenk. Me tocó asistir a reuniones con diputados para explicar la necesidad de esta medida, así como múltiples reuniones con el Seguro Popular. Y por supuesto, me tocó proporcionar información a personas y activistas de las ONGs que nos ayudaron en el cabildeo.

Se ha avanzado mucho, de hecho yo diría que actualmente quien tenga VIH/SIDA que carece de seguridad social y que no esté recibiendo terapia ARV en México, es por que no se ha acercado a los servicios de salud, en especial la Clínica Condesa, los CAPASITS, o los Institutos Nacionales de Nutrición y de Enfermedades Respiratorias.

DA.- Yo creo que no se puede hablar de acceso universal cuando hay un desabasto intermitente de los fármacos. ¿Cuál es tu opinión sobre este punto?

Desafortunadamente el IMSS aún no encuentra solución a su problemática administrativa de abasto de medicamentos ARV; de hecho, mi opinión es que utilizan el mismo sistema para los antirretrovirales que el que utilizan para aspirinas o antibióticos y, por lo tanto, cuando anuncian mejorías en el abasto, se refieren  a medicamentos en general.

Pero no es lo mismo que falte un antirretroviral a que falte una aspirina o un antibiótico que un paciente o sus familiares pueden conseguir en cualquier farmacia.

Por otro lado, los pacientes del IMSS, en su mayoría, aún no acostumbran demandar lo que es su derecho. Demandas legales por desabasto de medicamentos por parte de una persona que paga por su seguro, por supuesto que obligarían a la institución a corregir o diseñar un sistema que resultase más eficiente y efectivo.

Ni en los CAPASITS ni en la Clínica Condesa ni en Nutrición o el Hospital Infantil; donde se atienden a la mayoría de los pacientes que carecen de seguridad social, se ha tenido desbasto intermitente como tú señalas. El CENSIDA pone especial atención y hace monitoreo continuo para que esto no suceda

DA.- Aquí surge un tema que se refiere a la fragmentación de los servicios de salud, pues para algunos hay la percepción que eso conlleva, por ejemplo, que el Instituto Mexicano del Seguro Social – IMSS, la institución que atiende a más personas con VIH después de los servicios de la Secretaría de Salud, tenga sus propias regulaciones, guías de tratamiento, etcétera, gozando de una especie de extraterritorialidad que no la obliga a los lineamientos de la Secretaría de Salud. ¿Es correcta esta percepción?

Es correcta sobre la fragmentación del sistema de salud mexicano. En el caso del VIH en los CAPASITS tendríamos capacidad física para dar atención a todos los pacientes del IMSS de la ciudad o estado correspondiente, con mejor calidad y en condiciones más dignas. Sin embargo, las leyes y regulaciones internas del IMSS hacen muy complicado que puedan hacer eso.

DA.- Jorge, sabemos de casos en que derechohabientes del Instituto Mexicano del Seguro Social - IMSS han decidido renunciar a su derecho como trabajadores asalariados para poder recibir la atención de los CAPASITS, supongo que tu conociste algún caso semejante.

SI, es desafortunado que una persona deba renunciar a una serie de derechos con el fin de obtener medicamentos de manera oportuna, pero al mismo tiempo es ejemplificador que el modelo de los CAPASITS dé mejores resultados que el sistema tradicional del IMSS. Yo creo que debiera haber convenios para que la atención de los pacientes del IMSS, se diera en los CAPASITS y en la Clínica Condesa.

DA.- Cuando se habla de CAPASITS siempre se relaciona con Jorge Saavedra. ¿Qué son los CAPASITS y cómo te surgió esta idea?

Los CAPASITS son Centros Ambulatorios de Prevención y Atención en Sida e ITS. Cada letra tiene un significado. La idea surgió en el año 2002 cuando yo estaba como Director General Adjunto de Innovación de Sistemas de Salud en la Dirección General de Planeación en Salud. Es decir, allá mi responsabilidad era innovar en materia de sistemas de salud, y también armar el plan para que esto sucediera, así que antes de llegar al CENSIDA ya tenía un plan muy bien armado para toda la infraestructura física necesaria para el país en materia de VIH/Sida.

DA.- ¿A pesar de que ya existían los servicios de atención integral para personas con VIH – los SAI?

Sí, pero la mayoría no eran espacios dignos. Eran espacios prestados dentro de los hospitales que iban desde un consultorio, un pasillo, una oficina, el sótano y hasta en el caso extremo de Chetumal, el SAI estaba en el sanitario del hospital.

Por otro lado, existen enfermedades que ya no requieren de la infraestructura de un hospital para poderse manejar. Es decir, una persona con VIH/Sida con un tratamiento correcto, con estudios de laboratorio apropiados y en manos de un médico especializado, no requiere de una infraestructura hospitalaria compleja.

DA.- ¿Cuál fue la posición de las autoridades de la Secretaría de Salud?

El diseño y el modelo de los CAPASITS lo hice con el visto bueno del entonces Secretario de Salud Frenk y el Subsecretario de Innovación y Calidad, Enrique Ruelas, en el 2002. Así que cuando llegué al Censida, lo que empecé a hacer fue a ponerlo en práctica y hacerlo una realidad.

DA.- ¿Y de los programas estatales de VIH/sida?

Aún son muy heterogéneos, algunos tienen una amplia infraestructura para operar como son los casos del DF, Jalisco y Oaxaca. Algunos otros tienen muy poco personal como son Baja California Sur, Sonora y Guanajuato. Así que todavía es una tarea pendiente el que mejoren su funcionamiento.

DA.- Sobre los CAPASITS las opiniones son muy opuestas, algunos hablan de un servicio de excelencia, otros dicen que son cascarones sin equipo y muchas veces sin el personal adecuado o suficiente.

Sí, es lo que digo, aún es muy heterogéneo.

DA.- Incluso hay Estados que no tienen CAPASITS…

Yucatán, Tabasco y Chiapas son los que aún no tienen CAPASITS, pero este año se quedaron como parte del Plan 2009, así que antes de que termine el 2009, seguramente todos los Estados ya tendrán al menos uno. En cambio, algunos otros como el Estado de México, Tamaulipas y Veracruz tienen 5 CAPASITS cada uno.

DA.- Se dice que es una experiencia tan exitosa que otros países han pedido asesoría para replicarlos. ¿Qué hay de cierto en ello?

Lo que te puedo decir es que varios países basan la atención de pacientes con VIH en Clínicas Ambulatorias, no en hospitales. Incluso gran cantidad de los que viven en Estados Unidos, se atienden también en este tipo de unidades.
Dentro de los países en desarrollo, tal vez México sea de los pocos países que tienen una red tan amplia con infraestructura física digna, moderna y por qué no decirlo: también son lugares bonitos. Cuando Annie Lenox*, la famosa cantante británica, visitó el año pasado el CAPASITS de Cuautla, que no es precisamente ni el más grande ni el más equipado, se expresó maravillada y afirmó que ese tipo de modelos se requerían también para África.

DA.- Una cosa que sorprendió fue la realización de una Conferencia Internacional en nuestro país, algo que algunos te atribuyen, si ese es el caso, ¿en qué pensabas cuando propusiste a México como sede?

Bueno, lo que te diré es que la primera vez que la solicité oficialmente fue en el año 2000, con una carta que me firmó Rosario Robles, en ese entonces Jefa de Gobierno del DF. Me trasladé a Durban en Sudáfrica para entregarla. Posteriormente ya en el año 2004, cuando yo estaba en el CENSIDA, con otra carta firmada por el Secretario de Salud Frenk, la volvimos a solicitar, pero esta vez en Tailandia. Y bueno, finalmente nos llegó la noticia en el año 2006.

DA.- ¿A que problemas se enfrentaron y en su caso como se logró superarlos?

Evidentemente con problemas de logística y organizativos. Nunca en la historia del país se había realizado una Conferencia de esa magnitud, así que de acuerdo con las nuevas autoridades de la Secretaría de Salud, contratamos un Secretariado Gubernamental, que nos apoyó desde sus oficinas en la Zona Rosa, así como la propia International AIDS Society con sus oficinas en México.

DA.- ¿Por qué en la ciudad de México, sabiendo que hay el reclamo de que todo se centraliza?

Porque no cabía en ninguna otra ciudad: León, Guanajuato tiene un Centro de Convenciones suficientemente grande pero no suficientes hoteles. Cancún y Acapulco tienen suficientes hoteles pero no tienen un centro de convenciones suficientemente grande. Esa fue la razón principal.

DA.- Jorge, en perspectiva ¿Cómo sientes los resultados de la Conferencia en nuestro país, tuvo la calidad de las anteriores, hay algo que tú creas que fue significativo en los trabajos presentados, tanto científicos como sociales?

En materia de avances científicos no hubo grandes avances, no hubo nada sobre la vacuna, ni resultados exitosos sobre los geles de aplicación tópica; en 1996 en Canadá se le dio relevancia a los avances en la investigación de los microbicidas tópicos, pero aun no hay resultados. En la Conferencia en México se le dio especial énfasis a la sexualidad, cosa que antes se hacía en mesas más pequeñas.

DA.- ¿Qué deja esta Conferencia para México, independientemente del posible balance económico favorable?

Presencia y visibilidad mundial de la epidemia en la región Latinoamericana, así como el que por primera vez se diese especial relevancia a las epidemias concentradas en minorías sexuales.

DA.- ¿Valió la pena?

Definitivamente SÍ.

DA.- Precisamente en esa Conferencia se realizó, entiendo que por tu iniciativa la primera marcha internacional contra el estigma, la discriminación y la homofobia ¿Esa idea por qué surgió?

Porque traducimos como homofobia la razón de invisibizibilizar ciertos tipos de epidemia y no hacer nada al respecto y considerando que en Latinoamérica, y también en otros países del mundo, el grupo más afectado por la epidemia es el de hombres que tienen sexo con hombres, léase gays, homosexuales, bisexuales, transgéneros, transexuales y trabajadores sexuales, aunque se nieguen o no quieran aceptarlo.

DA.- Antes de trabajar en el CENSIDA ¿ya eras activista del movimiento por la reivindicación de los derechos de este sector de la población?

Creo que siempre he intentado apoyar las causas justas. Desde 1997 cuando estaba en el CONASIDA, y después como consultor independiente, invariablemente daba información sobre costos, gastos y necesidades de medicamentos a los activistas del VIH/Sida. Todo esto les servía para argumentar y demandar más sólidamente el acceso a los mismos.

En el caso mío también influye otro factor, soy un hombre gay que está consciente de que en nuestro país no tenemos igualdad de derechos. Sería absurdo e incongruente conmigo mismo y con mi forma de pensar si me escondo y no hago nada al respecto.

DA.- Por eso durante la plenaria bajo tu coordinación, declaraste que tenias marido, “sí, oyeron bien dije esposo” recalcaste. ¿Creíste que el momento era propicio o simplemente necesario?

Ambos, propicio, necesario y de nuevo congruente conmigo mismo.

DA.- ¿Esa actitud trajo consecuencias, buenas o malas, personales o generales?

Absolutamente positivas, gracias a un cable de la Associated Press, lo que yo dije en la Plenaria le dio la vuelta al mundo, desde China hasta los países Árabes, Francia, Estados Unidos, Argentina, Tailandia. Yo diría que los comentarios derivados de eso, fueron 90% positivos.

DA.- Durante tu gestión se hizo visible esa preocupación por la población lgbttti; sin embargo, hay la percepción de que en algunos casos privilegiaste la orientación sexual sobre la capacidad para las funciones necesarias en el CENSIDA.

Alguien diría que para encabezar el Programa Nacional de las Mujeres o el de Equidad de Género, se debe buscar a la persona con mayor capacidad. Yo digo que para esos programas se debe buscar a la “MUJER CON MAYOR CAPACIDAD”.

Por supuesto, cuando tú quieres hacer programas para la población LGBTTTI, pues me resulta absurdo empezar a buscar heterosexuales con capacidad para hacerlo. Sin embargo, yo diría que el 80% de las personas que trabajan en los programas de VIH/SIDA del país, a nivel estatal, CAPASITS o en el CENSIDA en su conjunto, son heterosexuales. Aún falta mucha gente de la comunidad lgbttti que se decida a asumirlo abiertamente, y eso es necesario.

Los logros de las mujeres no han sido por que los hombres se hayan movilizado para lograrlos, han sido por que las propias mujeres se han movilizado. Eso es algo que las personas LGBTTTI debemos aprender y no esperar a que los heterosexuales se concienticen y lo hagan por nosotros.

DA.- Un gran logro fue que México tuviera la posibilidad de accesar a los recursos del Fondo Global, cuéntanos acerca de esto.

Fue una negociación muy difícil, que me tomó casi tres años, cabildear con Representantes de Gobiernos Europeos y algunos Africanos, que eran los que principalmente se oponían a que países como México accedieran a estos fondos. Finalmente logramos abrir las puertas, y ahora le toca a México presentar la propuesta.

DA.- Por x razones no se presentó una propuesta a la Ronda 8. ¿En tu opinión estamos en condiciones de presentar una propuesta con posibilidades reales de obtener recursos en la Ronda 9?

Sí, sí estamos en condiciones, pero nadie en ningún país tiene garantizado el que logre que se le den los fondos. Depende de un proceso de evaluación.

DA.- Háblanos de tu relación con la sociedad civil…

Intensa , cercana, a veces difícil, pero siempre estuve con los oídos abiertos para escucharlos a todos y tomar en cuenta mucho de lo que señalaban..

DA.- ¿Qué cosas no harías si tuvieras la oportunidad de revivir tu experiencia de dirigencia en esa institución?

Decir en una reunión con representantes de países centroamericanos, que México y Centroamérica nos parecíamos tanto que deberíamos ser de nuevo una sola nación. Yo pensé que se interpretaría como un mensaje de hermandad y solidaridad, pero me llovieron las críticas, diciendo que México en el fondo seguía teniendo sentimientos imperiales sobre Centroamérica.

Cuando uno no conoce la historia, desde el punto de vista de los demás involucrados, puede caer en “metidas de pata” como esta.

DA.- ¿Hay algo que te hubiera gustado hacer y no lo hiciste?

Involucrarme más con los Estados, con los Jefes de Programas Estatales de VIH/Sida, apoyarlos más de cerca y estar al lado de ellos. Tal vez lo hice pero con un número muy reducido de estados, como son Oaxaca y Veracruz.

DA.- ¿Cuál consideras tu mayor logro al frente del CENSIDA?

Yo señalaría: 1) El acceso a los medicamentos antirretrovirales; 2) El poner en el discurso público y oficial el combate a la homofobia; 3) la Red de 52 CAPASITS; 4) El reconocimiento oficial a que el intercambio de jeringuillas y limpiar agujas y jeringas es algo que se debe hacer para disminuir el riesgo de infección en UDI y 5) El Sistematizar un mecanismo anual, para financiar proyectos preventivos focalizados, ejecutados por ONGs.

DA.- ¿Qué reconocimientos recibiste durante tu gestión al frente del CENSIDA?

Bueno, varios nacionales e internacionales, pero creo que no estaría bien que yo los enumerara.

DA.- ¿Puedes hablarnos un poco sobre tu futuro, tanto a nivel profesional como tu vida de casado?

Me voy a una responsabilidad internacional donde supervisaré proyectos, sobre todo de atención clínica en 20 países, incluyendo China, Rusia, India, Sudáfrica, México y Camboya.

Como casado, pues eso es un poco más complicado de responder.

DA.- ¿Hay algo que te gustaría agregar?

Considero definitivamente como un gran acierto el que se haya nombrado al doctor José Antonio Izazola, como el nuevo Director General del CENSIDA. Creo que es el profesionista mexicano y especialista en VIH/SIDA, que tiene una mejor visión sobre la problemática del VIH/SIDA en nuestro país.

DA.- Muchas gracias Jorge.

*Annie Lenox es una cantante activista comprometida con la Fundación Nelson Mandela y con la Campaña de Acción en Tratamientos (TAC por sus siglas en inglés). Organizaciones que luchan por los derechos de las personas afectadas por el VIH. Annie Lenox compone e interpreta la canción “Sing” para recaudar recursos para TAC.

http://www.youtube.com/watch?v=0K2Q59eT2Us

Regreso a la página principal
Back